Camino sin peligros, no es camino

0
1410

Por Patricia Solar

Empezaré diciendo que creo firmemente en aquella frase que reza: “Nada es bueno, ni malo, todo depende que hagas con ello”. Nada más cierto a mi parecer. Nada es bueno o malo por añadidura, un lápiz no es mejor o peor, si lo utilizas para escribir una gran obra y ganar el premio Nobel de Literatura o si lo usas para herir a una persona. El lápiz sigue siendo un simple lápiz, tú, la persona que le dio un giro sublime o uno criminal, es el que hace las cosas buenas o malas.

Lo mismo sucede con las llamadas redes sociales, esas que un tiempo para acá se han convertido en algo implícito en nuestras vidas, a tal grado, según afirman algunos,  tengas o no una “cuenta” aun así, estas en ellas. Pero otro día discutiremos esa afirmación, hoy sólo me gustaría referirme a las bondades y “maldades” de las redes sociales.

Que beneficios nos han traído a nuestra realidad esta nueva herramienta, les enlistare los siguientes: Nos permiten llevar a otro nivel nuestra socialización, nos acercan a aquellos que se encuentran lejos y reencontrarnos con aquellos que por alguna razón perdimos contacto. Nos facilita la comunicación, sobre todo a aquellos que carecen de tiempo o de habilidades sociales. Nos permite estar actualizados e interconectados, es decir, tenemos la manera de contactar rápidamente a muchas personas, unas de manera regular, y otras a quienes no contactamos casi nunca, pero es bueno tenerlos “a mano”.

Pero las redes sociales también nos proporcionan algo más, nos dan protagonismo, nos entretienen, nos dan vigencia, y también control, para determinar a quién leemos, a quien dejamos que se entere de nuestras intimidades, en qué juegos invertimos nuestro tiempo de ocio y a quien le seguimos el juego en un momento determinado.
Por otro lado, tenemos su “lado obscuro”, los peligros que si bien son muchos, la mayoría son “fáciles” de esquivar siempre y cuando estemos bien conscientes de su existencia. De estos podremos nombrar al ciberbulling, (que es el acoso sicológico realizado entre menores, en ese que constituye su nuevo y relevante entorno de socialización: el ciberespacio), grooming, (se llama así a la estrategia de empatía y engatusamiento que utilizan depredadores sexuales para ganarse la confianza del menor y acabar, mediante chantaje emocional o de otro tipo, obteniendo gratificaciones de índole sexual que pueden ir desde el envío de imágenes o vídeos a propuestas de encuentros en persona), sexting (práctica que supone el envío de imágenes o vídeos de contenido erótico pornográfico por parte de menores o jóvenes, principalmente, a otros jóvenes.).

Las redes sociales no son un peligro en sí, y menos significan uno nuevo. Lo que sí es cierto, es que pueden propiciar de forma más frecuente situaciones de riesgo, mismo que ya existían y que se daban también en la mensajería instantánea o los blogs.

Así mismo tenemos que en internet existen infinidad de escollos en su seguridad que aun no han sido salvados, por lo que nuestros datos personales pueden ser robados por aquellos con un poco de habilidad en las cuestiones cibernéticas, dando cause también a otros fenómenos como la suplantación de identidad, y aunque algunos gobiernos incluyendo el nuestro, están empezando a darse cuenta de la importancia de que existan leyes acordes a esta nueva realidad, la verdad es que la vertiginosidad con que la tecnología avanza, está arrasando con sus buenas intenciones. Así que tendremos que ser cada uno de nosotros, los que procuremos nuestra integridad virtual, al menos por el momento, así que cuidado con andar dando información privada a diestra y siniestra.

Por último, al menos por ahora, me mencionaré las adicciones que también causa el estar en internet y sobre todo, en ciertas redes sociales, hoy literalmente hay muchos que simplemente no pueden vivir ya sin estar actualizando su Twitter o su muro en Facebook, o sin darle de comer a su nueva vaca en el Farmville, y que algunos de estos amantes de las redes, no son precisamente jovencitos o adolescentes.

Para obtener el máximo provecho de las redes sociales, sin caer en ningún peligro, hay que aprender a navegar y a configurar la herramienta de privacidad. El hecho de conocer sus ventajas y desventajas, nos ayudará a hacer un buen uso de estas aplicaciones para aprovecharlas en la vida profesional, académica y por supuesto personal.

* La Maestra Patricia Solar Ramírez es Directora de Solar Comunicación y Presidenta del Colegio de Comunicólogos de Baja California (ColcomBC)

FacebookColegiodecomunicologos

Correo: patysolar@hotmail.com